Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Juan Cano Vera.
Sábado, 21 de septiembre de 2019
reflexiones de José Juan cano vera

Otra vez la regeneración de Costa, roban al país y hunden el Estado de Derecho

[Img #18360]Otra vez y una vez más llevan al pueblo español al enfrentamiento ideológico, social, económico y al hundimiento de otro ensayo de Democracia que no termina de cuajar, no porque el sistema sea una piraña, sino porque España en su conjunto, y desde los años de Fernando VI y Carlos III no ha parido hombres de estado y partidos políticos al servicio del bien común y no al de sus intereses pesebristas. También las organizaciones sindicales y empresariales contaminadas por el partidismo, todos ellos, en su conjunto conectados al poder económico del estado y de los poderes fácticos privados. No fue peor lo de Cuba, es una crisis endémica que dura siglos, y que ahora, tras una guerra civil, dictadura, intentos de rupturas de la unidad constitucional y cuatro años con cuatro elecciones legislativas  mantenidas a cara de perro, hemos entrado en un proceso avanzado, no cerrado, de desintegración que motivó parte de una horrorosa crisis económica y social que seguimos pagando con el agravante de que los expertos serios anuncian otra a punto de llegar en este último trimestre. La baja del consumo desbarata la previsión optimista del gobierno sanchista pronosticando  un crecimiento ficticio que huele a electoralismo fecal propio de una potencia africana, con perdón. Una crisis honda que se ha ido de las manos hasta en las fuerzas armadas, donde el material se ha hecho antiguo, escaso y peligroso −nos preocupa los dos graves accidentes aéreos de aviones militares en la academia de SAN JAVIER, con tres muertos, desafortunadamente− y el brutal déficit de la seguridad social, CINCUENTA Y SIETE MIL MILLONES DE EUROS que hace peligrar las pensiones de nueve millones de ancianos, la parte más débil de una sociedad estancada, con el agravante, mucho, de que tendremos que esperar unos ocho meses para tener nuevo gobierno, todo ello fruto de las vilezas de cinco líderes, CINCO NADA MAS, incapaces de llegar a un acuerdo en beneficio de 46 millones de españoles con un cuarenta por ciento en los límites de la pobreza, el resto llegan con problemas a fin de mes y el resto son millonarios del actual régimen, entre ellos Pablo Iglesias a la caza de ministerios, Pedro Sánchez, con enormes errores estratégicos, Albert Rivera que ha perdido el olfato político , y el jefe pepero, el neobarbado Casado  rodeado de sus indios apaches que disimulan un corte de cabellera  a los corruptos sin encadenar.

 

Un panorama  que no invita al optimismo, sino al escepticismo por ahora y quizas mañana al pesimismo, que es lo que se da en nuestra Región a la  espera de otro gobierno por los idus de marzo, entre perros y gatos, y probable amnesia. Claro  que pueden haber otros culpables o responsables. O sea nosotros mismos, los votantes, tropezando por cuarta vez en la piedra dura del bloqueo a nuestra Comunidad DESAUTONOMA, y otras, por supuesto no en las separatistas  o “históricas” hijas de la polla roja del gallinero español, que no chamullan el panocho. Y careciendo de un programa de reformas consensuadas, como la del agua, que en cinco años será una guerra, ya lo es en una larga decena de naciones en las que desierto, falta de infraestructuras modernas y la tormenta climática avanzan, sembrando la muerte, matan por sed y hambre. Estamos en la lista de la desertización progresiva, torpes.

 

Decía al principio de este comentario, que nuevamente, desde hace semanas vengo repasando los textos amargos del aquel genio incomprendido que fue el escritor, político, periodista e historiador JOAQUÍN COSTA, tozudo aragonés que se empeñó durante toda su vida, hasta que lo  aburrieron los mercenarios y púnicos de aquel viejo sistema del caciquismo de la Restauración, menos peligrosos que los nuestros de hoy que gozan del privilegio de manejar armas letales electrónicas, redes  sociales y billones de monedas de curso legal para comprar y vender voluntades, financiar partidos y oenegés piratas, y disparar con armas de la mejor mafia global de los tres grandes sistemas religiosos.

 

JOAQUÍN COSTA hace más de noventa años que falleció, pero su obra sigue vigente después de una larga lucha fustigando a las clases políticas, sociales, económicas, religiosas y militares que nos llevaron al desastre del 98 pero que dio paso a una generación de intelectuales que trataron de formular un diagnóstico que diera salida a tanto pesimismo popular, amargura y descrédito exterior de una nación como la española. Claro, sin acuerdo, salvo durante unos años, con la generación del 25 , que dió paso a la República suicidada victima de los extremismos de un lado y otro, y la incomprensión de las grandes potencias europeas.

 

Costa y sus estudiosos llamaron a  esta crisis permanente, las lacras del Sistema español, y afirmaban “que no vale la política convencional, ni los partidos tradicionales, ni los poderes fácticos, ni las fuerzas establecidas, porque todas esas instancias están contaminadas. LA OLIGARQUIA FRUTO DEL CACIQUISMO POLITICO CON SUS PARTIDOS, BUSCADORES DE ORO, se han convertido en lacras fundamentales de un sistema carcomido en sus propios cimientos, donde surge el nacionalismo viral. Como sus bases están minadas, y colaboran, el resultado final no puede ser otro que, literalmente hablando, gozar de un GOBIERNO DE LOS PEORES. Ya no valen paños calientes, ni simplistas medidas correctoras aliviadoras ni, mucho menos, dilatar las respuestas, sino entrar de lleno en una catarsis completa para terminar con lo caduco para edificar una nación de nueva planta, etapa por etapa”.

 

Costa escribió en 1900, curioso dato, un libro, titulado RECONSTRUCCIÓN Y EUROPEIZACIÓN DE ESPAÑA, en el que ya se daban ideas para la modernización de nuestro país, no siguiendo las tesis de los que luchaban por españolizar a Europa por la vía religiosa, como hicieron los austrias. Las tesis de Costa naturalmente en una sociedad atrapada en la incultura, no fue bien recibida. Costa y otros genios sabían que a la fin y a la postre, el mejor camino, uno de ellos, era terminar con el  analfabeto español que a principios del siglo pasado llegaba a la cifra del setenta y siete por ciento de la población, entre unos veinte de millones de ciudadanos (  las mujeres no votaban ). En este actual 2019 los resultados electorales de las dos últimas décadas demuestran que no se ha progresado como para alegrarnos, a la vista están las audiencias de las cadenas de tv que hacen crecer sus millonarias audiencias a base de morbo, sangre, sexo, violencia, sudor, lágrimas y periodismo amarillo, batiendo récords continentales, a la par que Italia, Grecia, Turquía, Macedonia y nacionalidades latinas. Costa falleció en el anonimato, el silencio oficial e ignorado en un cementerio de Graus. Valdría la pena resucitarlo, porque sería políticamente correcto en estas horas duras que nos caído encima por incompetencia manifiesta de las pandillas que gobiernan el estado y lo que queda del mismo, troceado.

 

FINAL. La vergüenza, la pirueta, el más difícil todavía, es que seguirán vigente, otra legislatura más, los Presupuestos Generales del Estado de Rajoy.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress