Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Fuente:elconfidencial.com
Martes, 24 de septiembre de 2019
La norma hasta ahora vigente prevé proteger una banda de suelo de hasta 100 metros a cada lado de los cauces; la nueva redacción elimina esa protección

Murcia tramitó en mayo el cambio de ley para volver a edificar en cauces

[Img #18372]El Gobierno de Murcia tramitó el pasado mayo la modificación de la ley que prohíbe construir en las laderas de los cauces fluviales. Apenas cuatro meses antes de que las lluvias torrenciales anegaran la mitad de las poblaciones de la comunidad autónoma, el Ejecutivo aún liderado por el PP sometió a información pública el cambio de la normativa que regula el ordenamiento del litoral con el fin de eliminar la restricción que hasta ahora obligaba a proteger el suelo situado a 100 metros a ambos lados de los cauces.

 

Según publicó el Boletín Oficial de la Región de Murcia del pasado 24 de mayo, el director general de Ordenación del Territorio, Arquitectura y Vivienda, José Antonio Fernández Lladó, acordó "la aprobación inicial y el sometimiento a información pública" del documento 'Modificación número 5 de las directrices y Plan de Ordenación Territorial del Litoral de la Región de Murcia', que plantea el mencionado cambio normativo. El periodo de consulta pública, que era de 45 días, ya ha concluido, aunque la reforma regulativa aún no ha sido aprobada de forma definitiva, según explican fuentes de la consejería.

 

En concreto, el mencionado documento plantea la modificación de los artículos 22, 23 y 24 del Decreto 57122004, que aprobó los usos del suelo y el plan de ordenación territorial del litoral. Estos puntos abordan la normativa en torno al denominado "suelo de protección de cauces", que es el terreno que hay junto a los ríos y las ramblas que tiene la condición de inundable y en el que no se puede construir. "Comprende aquel suelo cuyo régimen de protección responde a la necesidad de controlar los daños producidos por las inundaciones, para lo cual se delimita una zona a ambos lados de los cauces que presenta un alto riesgo de inundabilidad", define el mencionado artículo 22 tal y como está ahora redactado.

 

Este punto, según el documento elevado por el Gobierno de Murcia, será sustituido por otro que se limite a señalar que "se incluyen en esta categoría los suelos que, conforme al Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables, presentan riesgo de inundación, lo cual pudiera derivarse en posibles daños para las personas y los bienes". La nueva redacción suprime, por lo tanto, toda referencia a la protección de los bordes de los cauces. En la misma línea, se plantea el artículo 23.

 

"El Suelo de Protección de Cauces está formado por una banda de 100 metros a ambos lados de los cauces, medida en los márgenes que se reflejan en la cartografía regional", apunta hasta ahora el mencionado punto 23, que según la propuesta del Gobierno regional será sustituido por otro que elimina cualquier mención a esta 'banda'. "En aplicación de Ia Ley de Aguas y del RD 903/2010 de evaluación y gestión de los riesgos de inundación, el régimen aplicable en esta categoría será el establecido en el Reglamento del Dominio Público Hidráulico, en el Plan Hidrológico de Cuenca y en el Plan de Gestión del Riesgo de Inundación; y el que con carácter complementario pueda, elaborar Ia Administración regional y los entes locales en el ámbito de sus competencias", propone literalmente el Ejecutivo, que deja de este modo desprotegido el suelo que bordea los cauces, que es el primero que se inunda cuando hay crecidas como las de los pasados 13 y 14 de septiembre.

 

Asimismo, la nueva redacción del Gobierno suprime directamente todo el contenido del artículo 24, que hablaba de un estudio sobre esta banda. Eliminada la banda, no hay estudio que valga y, por lo tanto, desaparece el punto. "La realización de un estudio de inundabilidad y su aprobación por la Administración competente en materia de ordenación del territorio permitirá la modificación de los 100 metros de protección a aquellos nuevos límites que marque dicho estudio", rezaba el citado punto hasta ahora.

 

Las riadas provocadas por las lluvias torrenciales de los pasados 13 y 14 de septiembre provocaron media docena de muertes y pérdidas millonarias en la Región de Murcia y el sur de la Comunidad Valenciana. Más de 4.000 personas tuvieron que ser evacuadas para mantener su integridad. Varias localidades alicantinas registraron más de 500 litros por metro cuadrado, un mar de agua que anegó calles, casas y garajes. El río Segura se desbordó y el lodo arrampló con todo lo que pilló. La gota fría arrojó unas cifras desconocidas hasta el momento.

 

Tras el desastre, El Confidencial publicó los mapas de los ministerios de Agricultura y para la Transición Ecológica que mostraban que todas las zonas anegadas estaban registradas como inundables. El físico atmosférico Fernando Jabonero, impulsor de decenas de iniciativas contra consistorios que conceden licencias para levantar inmuebles en zonas inundables, calificó de cuanto menos "mala praxis" la actitud de los regidores y los gerentes de Urbanismo que han permitido la construcción de inmuebles en estos lugares. En el municipio de Los Alcázares, que cifra en 100 millones de euros las pérdidas causadas por las fuertes riadas, dijo Jabonero, todas las casas que se construyen desde 1998 han sido levantadas sobre suelo inundable.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress