Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José María Quevedo.
Miércoles, 2 de octubre de 2019
la colleja

De puto culo

[Img #18400]En Cataluña los únicos que se mueven sabiendo lo que hacen son los separatistas, el resto, incluido el Gobierno sanchista, van de puto culo, bombardeados por los medios de comunicación afines, como la tv de la GENERALIDAD y la Sexta  cuyos seguidores, telespectadores, suman casi un cuarenta por ciento de catalanes, un 31 por ciento del área de Barcelona. Una emisora televisiva en la que se integra Antena 3 y Onda CERO RADIO, propiedades de conocidos grandes empresarios multimillonarios, algunos de ellos conectados antiguamente con el franquismo más rancio.

 

El  espectáculo de ayer, que seguirá funcionando hasta que se conozca el  fallo clave del PROCES A LOS GOLPISTAS, se ha convertido, para unos en una llamada CITOGENESIS VIOLENTA, léase PP, y REBELIÓN CIVIL CIUDADANA para los agitadores que se limpian el trasero con la Constitución, sin que los constitucionalistas reaccionen unidos y enérgicamente en defensa de la democracia y la unidad nacional, salvo eslóganes de papel mojado que invitan a la confusión. Ni siquiera los socialistas catalanes, contagiados por el virus zapateril, apoyaran a Ciudadanos en el Parlament, el lunes, en una moción de censura a Torra y  sus secuaces instruidos por los “servicios de inteligencia” de los Mossos de Escuadra, un tema que pronto explicaremos, siguiendo las lecciones de  EDWARD SNOWDEN, el topo que removió la basura del espionaje global, ahora relatada en su explosivo libro  VIGILANCIA PERMANENTE. La vendetta de la Moncloa es respuesta a la falta de apoyo de Albert Rivera a Sánchez, aspirante al título de campeón ahora, todavía, de España. Así andamos,  entre tahúres tramposos cuando los españoles son ordeñados para pagar a traidores y topos.

 

Las movilizaciones, las declaraciones inversas y el intento de rebajar las tensiones fueron ayer el prólogo de una masa lanzadas por las calles  que durarán días o semanas que suelen terminan mal, permanente deseo de los extremistas, desafiando al Estado debilitado desde los años oscuros de Rajoy. Confusión, descoordinación y golpes mediáticos de claro objetivo electoral, dentro y fuera de Cataluña,  y resto de España. Por cierto, que no vimos la coleta mágica populista dando instrucciones para pacificar a sus socios que dirige la alcaldesa de Barcelona, Colau.

 

Por tanto es imprescindible que las instituciones  democráticas acosadas den respuestas inmediatas a  cada crisis puntual y general, sin esperar que se acumulen desafíos de desobediencia civil delictivas, incluyendo ese terrorismo larvado que nos recuerda la kale borroka vasca, con  consenso real de los partidos legales. Se empeñan en eclipsar una democracia que nació luminosa, todos ellos, sin maniqueísmo, pero la sombra funesta del independentismo no deja pasar la luz.

 

Lleva razón el escritor y periodista LORENZA SILVA cuando escribe “cuando uno ve a los Torra y Puigdemont, coquetear de modo tan temerario y grosero con el abismo, un abismo que los españoles con alguna memoria del pasado reciente no podemos ignorar, es si el pueblo al que se dirigen está dispuesto a dejarse arrastrar por la desesperación que los arrebata, por un camino que solo conduce al vertedero de la moral y la Historia”.

 

Si, colega, la democracia también tiene sus riesgos, aquí nos saquearon, en la Región, los que tuvieron mayorías absolutas, y sus tristes herederos. Y todo porque la LEY ELECTORAL ha devorado a una nación inmersa en la incultura política, desde las Cortes de Cádiz, y una prensa mercenaria trinchera de los poderes fácticos nacional e internacional, que manejan las redes sociales y hasta se cuelan en los móviles. Es fácil cambiarla, pero la necesitan para manejarnos, desde Barcelona a las Islas Chafarinas.

 

No se entera el pueblo  envenenado, amnésico o anestesiado en los hospitales de las urnas vacías de principios y pedagogía a falta de hombres de estado. Las movilizaciones han ido a menos, pero solo es una tregua calculada.

 

Según fuentes jurídicas la sentencia del Tribunal Supremo se dará a conocer antes del próximo día 16, puesto que la reclusión de los supuestos golpistas pudiera rebasar la fecha legal provisional. Los jueces trabajan con urgencia para evitar un error de cálculo de imprevisibles consecuencias.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress