Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Martes, 12 de junio de 2012

Yayos y perros flautas y las locas de mayo

[Img #3190]

Las unas, las locas de mayo, madres en su mayoría de hijos dolorosamente desaparecidos por la acción vil y cobarde de un denso entramado de verdaderos sádicos, que aliados, como siempre suele ocurrir con lo que abunda denominar las gentes de bien, consiguieron escribir en el silencio de una tremenda cobardía social, una de las páginas más canallesca de la dolorosa historia de esa gran tierra que es Argentina, que, como dice el dicho, para compensar su poderosa esencia, la naturaleza puso encima de ella a los argentinos para joderlo todo.

De no ser por la protesta de las madres, “locas” para el siniestro sistema imperante, el mundo entero, cómplice al fin y al cabo de todo, no hubiese movido ni lo poco que movió del dedo meñique para aliviar lo que ya no tenía alivio ni remedio.

Estos paletos hartos solo de migas, caso del “letrado” Pedro Chico (nunca un apellido adjetivó mejor) que los ha nucleado en su entorno, se atreve, corbata en ristre, distinción de portarrollos mayor del noroeste de la cortijá, a llamar perro-flautas o yayo-flautas a los jubilados, a sus mayores, a los que un día permitieron con el dolor de la emigración, que los mocos que él se comía con el pan untado de aceite, lo trucase por un pan de libertad, que él y los muchos que son como él, ni se lo merecen ni lo van a amasar para otros, porque lo quieren todo para ellos, y han hecho todo lo que ha estado de su mano para hundirnos en todos los aspectos sociales y económicos.

La similitud de adjetivar por parte de unos fachas de allá de la mar y de acá; la falta más elemental de respeto hacia las personas a las que se le debe toda la libertad que les permite a ellos en vez de crear depredar; el giro que puede tomar, al estilo argentino, de intentar que no exista una razón sino la voluntad de sus santos cojones, como les gusta a gente de ese tallaje decir, es altamente preocupante no solo en el caso del manifiesto del noroeste de la cortijá, beata tierra de paletos caciques de secano (lo digo con conocimiento de causa, soy medio archivelero), sino que es un mal virus que es necesario extirparlo, como sea, ya. Salud y Felicidad. 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Viernes, 15 de junio de 2012 a las 12:45
CHORRADAS,ELADIO
EL SEÑOR ESCRIBE BIEN PERO EL CONTENIDO SON CHORRADAS DE UN VIEJO CHOCHO Y QUE ADEMAS ES DE LA IZQUIERDA RABIOSA.NO SE PUEDE IR ASI POR LA VIDA, ABUELO. A LA GENTE JOVEN NOS DA LA RISA ANTE SUS VACIOS COMENTARIOS ESCRITOS PARA LA TERCERA EDAD ROJA.
Fecha: Viernes, 15 de junio de 2012 a las 12:39
Y DE CUBA QUE?
USTED QUE ES UN ENAMORADO DE CUBA Y DE SU FIDEL CASTRO NO ESCRIBE NI UN SOLO COMENTARIO COMO NO SEA PARA ELOGIARLE.SEÑOR PALMIS:::CON ESA POSICIÓN SUYA SE DESCALIFICA MORAL, POLÍTICA Y HUMANAMENTE.ES EL SECTARISMO TRADICIONAL DE LOS RADICALES Y FUNDAMENTALISTAS DE LAS IZQUIERDAS ESPAÑOLAS.PERO LE PERDONO, PORQUE ME RIO MUCHO CON SUS COSAS JAJAJA

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress