Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Jueves, 21 de junio de 2012

La estafa más grande que jamás vieron los siglos

[Img #3281]  Para la “flor de la harina” del poder judicial, el más supremo de todos los tribunales de la tierra española, no ven delito que un miembro de ellos se gaste el dinero público en fiestas particulares, porque no está escrito en esos términos concretos que eso sea delito. Tampoco está escrito concretamente que Pepe viole a Pepita, y sin embargo es delito.

Y si los que tienen que velar por las cosas justas les salen cataratas y no ven sino aquello que quieren ver, el meollo de la cuestión es el siguiente:

Inmoral ya lo es. El hecho de que con el dinero de todos los españoles tengamos que ir a dárselo a unas empresas privadas, los bancos, que son empresas de servicios y, por tanto, para nada esenciales para el desarrollo de una economía es algo inmoral. Y tiene que ser ilegal haya leyes o no las haya a ese respecto. Porque si tienen dificultades económicas los bancos, lo mismo que cuando alguien les advirtió que los sueldos que se autoadjudicaban sus directivos, eran demenciales, dijeron que eran asuntos de empresas privadas, pues eso, que se junten, se acuesten entre ellos, se lleven flores, se den por donde más les guste, pero sus problemas son asuntos privados como el de cada cual, y resulta inmoral la ayuda pública, y seguro que ilegal.

Pero es ahí donde está el grano que nos está infectando, porque en el enorme entramado creado, el dinero invertido en la banca, sin control o controlado con ojos con cataratas, al final se lo reparten los políticos, los directivos y los amigos de los amigos según la legalidad que ellos han creado, en perfecta connivencia los dos partidos más votados y todos los demás llegado el caso. Y al pueblo que nos vayan dando.

Hasta ahora, salvo unas hipotecas a ciertos empresarios pequeños, que no cubren ni el diez por ciento de las dadas a los más que amigos, para las dichas hipotecas a los menos, en un porcentaje muy elevadas de ellos se le pedían de garantía al hipotecante hasta los pelos del trasero. Mientras que a los más que amigos, un apretón de manos y alguna noche de licor en un puticlub, en espera del reparto.

Un partido político, tanto cargo político, no puede vivir si no es a base de recibir el dinero a paladas. ¿Y quien tiene el dinero? Los bancos. Y ¿con quién lo reparten? Con los políticos, que por eso en ese tema se ponen muy pronto de acuerdo. ¿Dónde están los estafados? El pueblo soberano que no tiene ni la inteligencia de sacar de los bancos los dineros que cada cual tenga y que solo queden las cuentas de los políticos.

Manada de estafadores y de cabritos que somos los pueblos. Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Sábado, 23 de junio de 2012 a las 12:05
Claro que sí.
No se preocupe, que yo se lo explico ahora mismo. En cuanto han conseguido pasarse por la piedra a Dívar, el Poder Judicial ha destapado que los vocales gastaron 830.733 euros en viajes en 2011. Eso supone una media de 37.660,59 euros para cada uno de los miembros del CGPJ: los 20 vocales, el presidente y el secretario general. Es un dato de mucho interés. Recordemos que los gastos de viaje que tanto se le han afeado a Dívar ascendían a 28.000 euros. Dívar gastó esos 28.000 euros en tres años y nueve meses, mientras la media de los virtuosos caballeros que lo empujaron a dimitir es de (repitamos) 37.660,59 euros solo en el año 2011. Este pobre presidente les rebajaba la media. Si desagregamos los viajes al extranjero (relaciones internacionales), salen 22.411 euros por cabeza, contando sólo ha contado al presidente y a los 20 vocales, porque el secretario general apenas viaja. En el mismo día, el Tribunal Supremo declaraba en firme: ”El Supremo no aprecia “abuso” de Dívar por los gastos en el ejercicio de su cargo“. De esto no hablan ustedes, claro. Cuando acabemos de aclarar las cuentas de TODOS los miembros del CGPJ, podemos ponernos con Garzón, que ahora pide el indulto. Pidámosle cuentas por los dineros cobrados de empresas sobre cuyos asuntos judiciales entendió, vía Universidad de Nueva York. Sólo del Banco Santander, 302.000 dólares. Más de un año en excedencia y sin dejar de cobrar de la Audiencia Nacional al mismo tiempo. Los viajes de la familia, los estudios de la hija en Nueva York, esas cositas que hacen tan agradable la vida... A ver, vocal Gómez Benítez, que usted tiene los datos. Es verdad que este caso había prescrito, por lo que no tiene reproche penal, como tampoco lo tenía Dívar. Pero ahora que Garzón, con el indulto adecuado, quizá podría volver a su oficio, es hora de aplicarle el mismo rasero moral que a Carlos Dívar. Aunque está muy claro que Dívar tiene una circunstancia agravante de la que carece Garzón: el pobre hombre es católico y practicante, y eso nuestros izquierdistas no lo pueden tolerar.
Fecha: Jueves, 21 de junio de 2012 a las 21:16
Adivina, adivinanza.
Hoy viene críptico Palmis, pero me da a mí que no se refiere a Garzón, que se fue de excedencia a Nueva York a dar cursos cobrados a precio de oro, mientras seguía percibiendo sus 6.000 euros mensuales como juez, amén del sueldo que ganaba su ayudante, también pagado por los españolitos.
Fecha: Jueves, 21 de junio de 2012 a las 12:16
MUY DURO
PALMIS, cuando he leido tu artículo he sentido un dolor enorme, porque lo que ocurre en nuestra España con la Justicia, base de las libertades, y todavia peor en Murcia, se merece una reacción popular.No queremos, ni tu ni yo, violencias, pero si llegaran soluciones.Estamos estancados en una piscina que huele a cloaca.Insiste en el problema, es bueno para nuestra adormecida y a veces anestesiada sociedad.CANO VERA.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress