Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Domingo, 1 de julio de 2012

Luz y cámaras

[Img #3367]Luz y cámaras, pero cámaras de televisión, porque en la cortijá con el Cámara que tenemos salvando y velando por los bolsillos de los murcianos, y cuyo celo lo ha llevado a cometer ¡¡manda cojones!! “ciertos posibles  delitos prescritos”; pero su cargo no. No, no me refería a ese Cámara, que en su sillón, para mayor gloria política de los murcianos por muchos años esté, sino me refería a las cámaras de televisión, que cuando se aproximan a nuestros mandamases, a gentes que enfocan con frecuencia desde la distancia, cuando los dejan desnudos en su realidad, son tan mediocres que hay veces que hasta uno, rojico integral, siente piedad a la par que vergüenza ajena por ellos.

La vicepresidenta Santa María, una de las grandes mujeres junto a la Cospedal, Aguirre, Botella y demás, cuyos maridos los suelen esconder bajo los faldones de las mesas de camilla - excepción del mudo actualmente “Ansar”-, en cuyas femeninas manos y profesionalidad tenemos la enorme suerte de pacer, van de una gilipollez a la otra, mientras estirados mayordomos vigilan muy atentos sus líneas corporales para que, en cuanto superan la velocidad de crucero, acudir, sin lista de espera, a la diestras manos de cirujanos de estética, que los pobreciños  hacen el milagro de mantenerlas como están y disimularles las estalactitas de sus malas uvas.

Dicen que las carcajadas, como esos vientos infectos que corren actualmente de polo a polo, se han oído en todo el planeta del leuro español. Dicen que los que trasiegan con millones de leuros camino de paraísos y retiros donde la obra de dios llega a su zenit, se han quedado tremendamente preocupados porque si los pillan la hacienda especial de Montoro y Marianico el Mentiroso, los van a joder con diez mil leuros de multa. Y, ante tamaña y disuasoria medida, aquellos que apuntaban que lo del perdón fiscal se debía única y exclusivamente al tema Urdangarín, puede que tengan su parte de razón, pero más bien ha sido un autoperdón dando entre políticos para que de aquí a diciembre, con inyecciones de capital fresco y recién legalmente robado, pueda ser repartido entre bastidores entre políticos y banqueros y sacado del país con el terrible castigo de pagar un peaje en el peor caso de diez mil euros.

Aunque por otro lado, como no hay mal que por bien no venga, pagando diez mil euros de multa, siempre será menor que el peaje del veinte por ciento que suelen cobrar por esconder el dinero en uno de los más de cuatrocientos bancos ingleses dedicados a estos menesteres de malabarismos de robos legalizados, con extensas y siniestras sucursales en paraísos gestores de leuros volátiles como lo es la cortijá.

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Domingo, 1 de julio de 2012 a las 10:59
-
Cajas de seguridad, paraisos fiscales, deslocalización de la empresa, dinero volatil en el gran casino de la bolsa, grandes indemnizaciones a los malos gestores, todo calculado,inflacción a tope. Largo tunel

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress