Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Peter Magnus.
Martes, 18 de diciembre de 2012

Demagogia + mentira = Democracia

[Img #4417]“La primera vez que supe que no era un ser humano corriente, lo recuerdo bien, fue cuando ETA voló mi coche conmigo dentro. Salí de allí, envuelto en llamas, y pensé: ¿cómo es posible que haya sobrevivido? Nadie se lo explicaba. Los médicos no encontraban una respuesta, tampoco mi personal de seguridad. A todo el mundo le pareció… milagroso. Esa noche soñé con Dios. Era una luz, no tenía rostro, pero sí voz. Me iluminó con su haz y me dijo: ‘Jose Mari, si te he salvado es porque te necesito vivo para que lideres a la humanidad’. Me dijo un par de cosas más, pero son personales. Aquella experiencia me cambió, por supuesto. Desde entonces soy mucho más humilde.”

Si uno lee esta párrafo en un libro, lo primero que piensa es que nada tiene que ver con la realidad y que su autor ha sabido recrear la ficción tan bien que ha conseguido hacerla realidad, esto puede que parezca una incongruencia, y con toda seguridad lo es. Pero ahí queda para que sea el lector el que reflexione sobre si el párrafo en sí está plagado de pedantería mojigata, o de narcicismo egotista.

No sé hasta qué extremo es verdad que este texto esté en el libro del citado adalid, sea o no cierto, yo por si acaso no voy a leer el libro, no vaya a ser que quede contagiado de alguna enfermedad irreversible. Ya me basta con leer la prensa española que a veces además de risa da grima, según qué periódicos se lean, unos escorados a la izquierda, pero de fachada porque promocionan y avalan el neoliberalismo, por tanto poco de izquierdas hay en estos, como en los partidos políticos autoproclamados de izquierdas que no ponen pie en pared para detener a los farsantes de esta crisis y meter en la cárcel a los especuladores que estafan a diestro y siniestro robándole el dinero descaradamente al pueblo, con el beneplácito de estos partidos de una seudo izquierda interesada y arribista; lo mismo ocurre con los medios escorados a la derecha más zafia y rancia que en este país de pacotilla pueda darse en los tiempos que corren, una derecha hija directa del dictador que mantuvo a esta tierra durante cuarenta años bajo su dominio generalísimo a base de opresión practicando la violencia de Estado, o lo que es lo mismo TERRORISMO DE ESTADO, y sus partidos políticos grandes admiradores del dictador citado, al que rinden pleitesía cada vez con más descaro; y tanto estos “fachas” del PP como aquéllos “progres”, del PSOE, hacen lo mismo: alimentar el sistema tiránico neoliberal con el fin de oprimir al pueblo, para en el trámite llevarse, ellos, los corruptos políticos y sus amiguetes, unos buenos dividendos.

Y aquí paz y luego gloria como dirían en Sacatudeodemiculo, para que nos entendamos, que nos dan por culo y parece que lejos de no gustarnos nos excitamos, con lo que no sé si la sociedad actual es masoquista o gilipollas, o ambas cosas a la vez, o hay mucho todo suelto por el mapa. No sé, no sé, a veces pierdo las riendas del discurso y desbarro fuera de toda razón.

Vivimos en un mundo donde el síndrome de Estocolmo es moneda de cambio, donde se criminaliza a los demandantes (véase caso LGM frente a Fortes**), entre otros, hemos conseguido que las víctimas sean juzgadas antes que los presuntos culpables” (que siempre mantengamos la presunción de inocencia, es buen síntoma de que la democracia funciona).

De seguir así, no solo la democracia está en peligro sino nuestras vidas porque hay demasiado cantamañanas que hacen de su capa un sayo, y pasa lo que pasa, dan a conocer listas falsas en las que aparecen nombres de supuestos traidores de la “patria” porque además de engañar a hacienda se llevan el dinero a paraísos fiscales, pero hay que tener cuidado, y señores, por favor, un poco de rigor profesional, contrasten las fuentes, verifiquen si son fiables, porque luego pasa como ha pasado con Anguita que ha avalado cierta lista que al final era falsa, y son estos actos los que nos llevan a creer que demagogia+ mentira= democracia.

Así que si el señor Aznar verdaderamente ha escrito el texto que encabeza el artículo estamos en un verdadero peligro, si no lo ha hecho, los que lo han puesto en circulación también nos han puesto en un verdadero peligro, y lo peor de todo esto es que estamos acabando entre todos con la democracia a base de mentiras y demagogias.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress