Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Peter Magnus.
Miércoles, 2 de enero de 2013

Buenos deseos para el 13

[Img #4473]A este paso pienso que me convertiré en un viejo cascarrabias no conforme con nada, siempre gruñéndole a todo lo que ocurre en este mundo paradójico y lleno de contradicciones donde la injusticia se ceba con los más débiles, para hacer honor a ese odiado refrán al que mi padre siempre solía recurrir en su vano intento de justificar nuestra pobreza: “A perro flaco todo se le vuelven pulgas”.

Pero ¿de quién es la culpa de que exista la pobreza? No hay que ser muy listo para poder averiguar la repuesta a tan simple pregunta. La culpa de que exista la pobreza es de los que, precisamente, no son pobres, así que ya tenemos a los culpables, ahora deberíamos de acabar con ellos juzgándolos y poniéndolos a buen recaudo a la sombra de un buen penal, mientras distribuimos sus riquezas entre todos por igual.

¿Por qué se da la violencia en los barrios pobres? Porque en los barrios ricos gastan el dinero en educar a sus hijos, y en los pobres como no hay ni qué llevarse a la boca, se destina el tiempo a poder poner orden en los famélicos cuerpos y a pelear con, o asaltar a, todos aquellos que todo lo tienen. Dicen que la pobreza es amiga de lo ajeno, y yo digo que para no serlo.

Cambiando de tema. Uno de los casos más lacerantes y que más me duelen en estos momentos, aparte de la citada pobreza en el mundo, es el caso Carromero (cachorro del PP), que en menos de cinco meses ha sido puesto en libertad porque el gobierno español donde campa a sus anchas el PP, ha engrasado bien su maquinaria diplomática para traer a España al citado homicida, que como casi todo el mundo sabe, es responsable de la muerte de dos personas producidas en un accidente de tráfico en el que él era el conductor del vehículo siniestrado. ¿Es la justicia igual para todos? Que se lo pregunten a Alfon, encarcelado por delitos inventados y tratado injustamente por el régimen carcelario, que no ha matado a nadie y que solo ha puesto en práctica su derecho a manifestarse.

El PP quiere venderle al pueblo la moto de que Carromero es una víctima del “régimen” cubano, de la “dictadura” cubana como mejor les gusta definirla a estos cachorros de la ultraderecha española. En el mundo hay encarcelados más de dos mil españoles que también tienen el mismo derecho que el tal Carromero, pero parece ser como se ha dicho que la justicia no es igual para todos, y eso ya no hace falta demostrarlo, las pruebas son lacerantes y producen prurito y reacciones adversas tipo rabia, rabia, rabia…

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 2 de enero de 2013 a las 12:26
Respuesta
Carromero ha sido tocado por la mano de dios, hermano.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress