Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Peter Magnus.
Martes, 19 de febrero de 2013

España, las mareas y los Premios Goya

[Img #4663]En España da pena ver cómo la derecha campa a sus anchas sin que nada ni nadie le ponga freno (por mucha manifestación y marea del color que sea que haya sacando a la calle a miles de personas), es triste vivir en un país así, anoche sin ir más lejos estuve viendo la gala de los Goya, donde pensé que se haría una verdadera reivindicación en contra de lo que está sucediendo, y solo unos pocos, tres o cuatro de todos los actores que participaron se atrevieron a decir esta boca es mía, la censura es total, estaba presente el ministro de cultura Wert, al que todos los presentes le debían haber hecho boicot, algo así como abuchearlo o gritarle ¡Váyase aquí no queremos fascistas! Pero no ocurrió así, la "intelectualidad" que se supone estaba allí reunida tragó los dictados que Soraya de Santa María había dictado horas antes de que se celebrase esta gala, pidiendo a los actores que se remitieran única y exclusivamente al cine, como si el cine no fuera político.

 

El presidente de la academia de cine hizo un discurso contundente, pero se le notaba el nerviosismo por lo que estaba diciendo, sabiendo que se estaba jugando los cuartos con el PP, hubo otros actores, por decirlo de alguna manera, rebeldes, que manifestaron abiertamente su oposición a lo que está ocurriendo en España, pero no creo que se pueda reivindicar algo cuando luces un traje de unos 500 euros como mínimo y has llegado a la citada gala en coche de lujo y estás como en otro mundo, muy distante del resto de los humanos, entre los que se incluyen cerca de seis millones de parados, millones de familias sin ingresos, y miles de personas siendo echadas sin más escrúpulo por la policía (gendarme esta de los mismos que pagan y promocionan los premios a los que vengo haciendo alusión en este artículo) de sus casas.


En fin, nuestro cine ha vuelto al pasado de aquellos tiempos de Franco. Hubo cuatro películas que se llevaron todos los Goyas, y por supuesto las subvenciones millonarias con las que habían conseguido llevar a cabo las citadas producciones. Esto de "yo me lo guiso y yo me lo como como Juan Palomo", ídem.

 

A mí me parece un atentado de total terrorismo gastarse en hacer una película, como es el caso de Lo Imposible, 34 millones de euros, en un país donde la pobreza alcanza máximos históricos que no nos cuenten adaptaciones de Blancanieves, porque hay muchas más Cenicientas a las que la carroza se les puede convertir en calabaza si así la ley de expolio que dictan los bancos lo decide, con el beneplácito de los corruptos políticos que gobiernan que son los que dictan la citada ley para hundir a los más pobres en la total miseria con el vil y tiránico fin de enriquecer a sus amigos, y de paso llevarse una buena comisión en el sobre.

Lo que pasa es que una es la realidad y otro el reality show que nos vende la Gala de los Premios Goya, con sus apuestos caballeros y espigadas y bellas doncellas exhibiendo el último modelito de diseñadores de la “Marca España” como Nicholas & Atienza, Amaya Arzuaga, Maya Hansen, Antonio y Fernando García, Juan Duyos y Juanjo Oliva, que fueron los que vistieron a la presentadora de este año una tal Eva Hache, que “ayuda a lanzar la 'Marca España' con su vestuario para los Goya”, y aquí no cabe reivindicación alguna, porque todos sabemos que el tema de la “Marca España”, no es más que el eslogan del lobby neoliberal que gobierna, no solo España, sino el resto del mundo, por tanto mucha indirecta y directa contra los recortes, el IVA cultural, la sanidad pública, la enseñanza pública, etc. Pero ninguna renuncia, o lo que es lo mismo, predicar con el ejemplo, así que el que acepta participar del show y ser parte del mismo no es más que un esbirro del poder establecido, y no me vengan con el cuento de que hay que apoyar al cine español, y financiarlo con nuestros impuestos, que eso estará muy bien cuando todos, y digo todos, sin excepción alguna, los españoles tengamos los mismos privilegios que ésos que van a los Goya y engolan sus voces con palabras que aclaman justicia, igualdad y libertad...

Yo no aceptaría estar en el mismo lugar en el que esté, como fue el caso de los Goya, un ministro como Wert, que está privatizando la enseñanza pública y subvencionando la enseñanza privada, en manos ésta de sus amiguetes y familia, por citar un par de ejemplos, porque ya he citado el de la subida del IVA a la cultura.

La Gala de los Goya es poco acorde con los tiempos que corren, por mucho que la prole necesite de mitos para soportar mejor la auténtica realidad, la suya, la que huele a paro, a exclusión y a miseria; esta gala nos muestra cínica e hipócritamente que se ha abierto una brecha, una gran brecha que nos separa a los pobres de los ricos, y entre los ricos, se encuentran todos ésos que en la noche del domingo 17 de febrero de 2013, recibieron los premios.

¡Váyanse señores cineastas y actores con Wert!

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress