Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo Delgado.
Domingo, 3 de marzo de 2013
CONFERENCIA DE MARIO SABÁN EN MURCIA

Jesús no se planteó crear una Iglesia

[Img #4728]En la mañana de este sábado, el abogado, filósofo y antropólogo argentino de origen judío afincado en Barcelona, Mario Sabán, ha disertado sobre “el judaísmo de Jesús”, dentro de lo que ha sido un acto de la Cátedra David Melul, organizado por la Asociación Cultural Tarbut Sefarad en Murcia.

Dicha Conferencia se llevó a cabo el viernes tarde en Cartagena, siendo hoy en Murcia, en el salón de actos de la Biblioteca Regional, sita en la Avda. Juan Carlos I, con asistencia de numeroso público interesado en la cultura hebrea y en la temática que convocaba al acto.

Mario Saban ha hecho gala de su profundo conocimiento de la temática, sobre la que ha escrito numerosos libros como El Judaísmo de Jesús, Ramban el genio de Maimonides, Sod 22: el secreto, El judaísmo de Pablo, etc.; dando comienzo a su intervención sobre la realidad socio-religiosa judía de la época de Jesús.

Así tras recorrer los diversos grupos de la época (saduceos, esenios, zelotas y fariseos) y referir alguna influencia esenia de Jesús –quizá a través de Juan el Bautista-, concluyó que su predicación y su forma de vida era propia de un fariseo –de entre los diversos grupos fariseos de la época-, por su obediencia a la ley, y su afirmación al cumplimiento, si bien aportó importantes novedades en el orden del comportamiento más humano –conforme a la interpretación humanista de la escuela rabínica de Hillel-.

De sus casi dos años de predicación pública, concluye el conferenciante, que tuvo una excelente formación religioso-teológica, que le hizo capaz de poder dialogar con las élites religiosas, sociales e intelectuales, como con el pueblo llano, que atendía sus predicaciones.

Y  como dijo Mario Sabán, mientras Jesús se mantuvo en un nivel de predicación meramente religiosa, no tuvo problemas con la autoridad religiosa (sanedrín) y política (Roma); pero el problema surgió cuando empieza a criticar la religión del Templo (atendida por el poderoso grupo de los saduceos, que le vieron como enemigo al verse denunciados por Jesús); así como cuando fue reconocido como Mesías (entró en colisión con los intereses políticos romanos, que entendían el término en el ámbito político de caudillo liberador, más que en el de redentor espiritual).

Con todo, Sabán entiende que el planteamiento religioso-teológico de Jesús fué distinto del de Pablo, ya que Jesús se centró en el ámbito judío, y Pablo llegó a considerar incluso al judaísmo de la diáspora y también a los gentiles, a los que misionó para llamar a conversión.

Sin embargo, lo más sorprendente de la conferencia vino con la conclusión de que Jesús –siendo judío, de padres judíos, observante de la Toráh- ni se planteó una nueva religión, ni mucho menos crear la Iglesia. En tanto, que el cristianismo –como desarrollo judaico- vino de la mano de la teología paulina que abrió el judaísmo a los gentiles –en una línea humanista y de misericordia, que había abierto Jesús, y los rabinos Hillel, y Gamaliel, del que era discípulo el propio Pablo-, que inicialmente se concebía como una rama farisea del judaísmo, por cuyo motivo los rabinos judíos facilitaban a Pablo y a sus seguidores la predicación en las sinagogas, llegando al Concilio de Jerusalén que ganaron Pablo y Santiago en favor de la conversión de la gentilidad; pero que con el contacto con el mundo heleno, empezó la teología cristológica y trinitaria, que derivó a la fundación del cristianismo propiamente, a finales del S. II y principios del siglo III, que acabó con la formulación del dogma cristológico del Concilio de Nicea (que otorgó a Cristo el reconocimiento de la doble naturaleza: humana y divina), aunque hubieron disensiones –como los arrianos o los coptos, en el sentido de sólo reconocer uno u otro tipo de naturaleza-.

Tan interesante temática, concluyó con un animado coloquio entre los asistentes y el conferenciante, que tuvieron ocasión de mantener el debate un rato más.

De esta forma, se tuvo ocasión de conocer el punto de vista de estudioso judío sobre el pensamiento judío de Jesús de Nazaret, y el origen del cristianismo, que invita a los estudiosos del tema, y demás interesados a buscar respuestas a todas estas cuestiones en ese ámbito común judeo-cristiano que comparten ambas religiones, pues no hemos de olvidar que el cristianismo se reconoce como entroncada en el judaísmo, como así pudo también exponer Mario Sabán cuya disertación alcanzó gran nivel de conocimiento y dominio de la temática.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress