Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Peter Magnus.
Martes, 26 de marzo de 2013

Semana Santa, ponga un nazareno en su vida

[Img #4862]Es evidente que por el título del artículo se me vea el plumero, quiero decir que no paso una semana santa sin poner en mi vida un nazareno, es algo grandioso que me sirve para aliviar mis cargos de conciencia porque que ayer pequé por aquello de llevar la contraria, así que durante semana santa no solo pongo un nazareno cual árbol de navidad en mi vida sino que me golpeo el pecho tras negar tres veces antes del canto del gallo que sé quién es ese tipo al que unos gendarmes tipo robocop han apaleado por algo de no sé qué impedimento a la hora que la justicia iba a realizar un desahucio.

El nazareno, el mío, se ha quedado boquiabierto cuando ha visto que he sido capaz de decir tres veces sin reírme soy un hombre serio, muy serio, extremadamente serio, soy un hombre serio, muy serio, extremadamente serio, soy un hombre serio, muy serio, extremadamente serio, y soy capaz de decir tres veces sin reírme tururú pajarito, tururú pajarito, tururú pajarito…

Y como no había cantado el gallo todavía negué contundentemente con la cabeza tres veces que el desahuciado era nada más y nada menos que un pecador servidor de todos los santos del culo, digo del techo de la sixtina esa que dicen está en Roma, ciudad en la que como locos andan pobres y ricos, más los segundos que los primeros, buscando como locos, repito, la silla de oro o el sillón dorado que al papa este le ha dado por cambiar por aquello de dar una imagen de austeridad… tururú pajarito, tururú pajarito, tururú pajarito…

A estas alturas de la película y como dice una canción de una, como no podía ser de otro modo, cantante a la que me hubiera gustado en otro tiempo dedicarle algunos arrumacos, pero esto es otra historia y otra época, que decía que una canción de Silvina Magari dice algo así como “Nunca nos dijimos las cosas que dicen en las pelis…” no vamos a rasgarnos las vestiduras porque yo ponga un nazareno en mi vida durante la semana santa, que santa, santa, lo que se dice santa, no sé, en fin yo que soy algo rojo porque nací en un parto compartido, y ya se sabe que desde la más precoz infancia el diablo mata moscas con el rabo, yo con el rabo lo que se dice matar moscas no, pero abanicar a mi nazareno sí, que sí que sí, tururí pajariti, tururí pajariti, tururí pajariti tris vicis sin riírmi…

Dejo por hoy mi artículo porque me voy a ir a la tienda china de la esquina, donde antes había un bar que para desgracia, como dice Sabina “que no te quiten el bar de la esquina”, a mí me lo quitaron y pusieron este chino regentado por marroquíes para paradojas de la vida, lugar donde suelo pasar largas horas reflexivas mirando tanta chorrada junta tan bien ordenada por estantes de la A a la Z, como si fuera una biblioteca, y allí descubrí en un rincón abandonado a este nazareno que ahora tengo a mi lado. ¡Vaya ripio! Va por ustedes, ¡ Procesión del Santo Chumino Rebelde!

http://www.youtube.com/watch?v=5rtRDfkG9vo

 

Procesión de la hermandad del Coño Insumiso en el bloque crítico de la manifestación en Málaga del 8 Marzo 2013
Manifiesto: http://archive.org/details/ProcesionD...

Nota: A todos los que se sienten ofendidos e indignados por la acción del viernes de la hermandad del santo coño insumiso, les recordamos que sería bueno que revisaran desde qué moral juzgan a otros, porque precisamente esa moral es la que está en cuestión y no coincide con la nuestra.

Una moral que se escandaliza por pasear un órgano femenino por las calles pero que aplaude pasear un tío ensangrentado clavado en una cruz y rodeado de gente encapuchada en una suerte de culto al dolor y el sufrimiento que no compartimos.

Una moral que lleva siglos reprimiendo todo lo que signifique progreso y ciencia y justificando guerras religiosas, inquisiciones y genocidios de todo tipo.

Una moral que habla de la ayuda y el amor al prójimo mientras viola menores, se alía con fascismos de todo tipo y acumula riquezas.

Respetamos las creencias religiosas de cada uno pero no está moral que ha hecho de la represión sexual y la represión de la mujer una de sus banderas.

Os guste o no, una nueva sensibilidad está naciendo. La podéis ver en la gente más joven que no acepta subyugarse al bendito "sentimiento de culpa", al sufrimiento ni a la represión de las ideas. Que no comulga con la hipocresía de nadie, incluida la de sus propios progenitores.

Os invitamos a no hacer mucha resistencia a los vientos de cambio que ya soplan, a reflexionar y poner en crítica la propia moral desde donde "miramos" todo.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress