Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José María Hernández.
Jueves, 25 de abril de 2013

El animal envidioso o el imperialismo alemán

[Img #5084]¿Quién obligó a los bancos alemanes a invertir en la orgía inmobiliaria española? Nadie. Entonces, ¿Por qué han convertido en un tema europeo la recuperación de esas inversiones fallidas? Si es el principio básico del capitalismo que tanto defienden.

 

Los alemanes siempre nos han tenido mucha envidia. Nuestra forma de vivir, nuestra cordialidad, nuestra solidaridad, nuestro ingenio y nuestra envidiable rapidez en encontrar la solución adecuada a las peores situaciones. También nuestra gastronomía, tan apetitosa, rica y variada. Nuestras frutas y verduras frescas de una tierra agraciada por los dioses. Nuestros vinos y aceites. Los pescados y mariscos de todos nuestros mares que bañan casi todo nuestro territorio. Nuestro cielo siempre azul y nuestras noches suaves y estrelladas. Nuestro sol. Se pirran por nuestro sol, ¡El sol de España! Les da envidia nuestra alegría y nuestras risas sinceras y abiertas. Nuestros quesos, carnes y leches de vacas fecundas y vigorosas. Las finas arenas de kilómetros interminables de playas donde los niños y los mayores juegan y disfrutan de una parte de nuestra generosa naturaleza. Porque también tenemos nieve y esquiamos hasta en Granada. Todo eso les encanta a los alemanes. Por eso vienen a las Baleares y a la costas alicantinas, malagueñas y cartageneras. Les encanta España y los españoles. Pero no nos lo perdonan y su rabia de envidia les corroe. ¡Lo que ellos darían por que Alemania estuviera donde está España!

 

Porque con todo eso que tenemos y más, ellos ven cómo les compramos sus buenos coches, sus buenos electrodomésticos y todo lo que de bueno son capaces de hacer los alemanes, también lo tenemos. Y cuando la cabeza nos da molestias, también nos tomamos su famosa aspirina y ¡Zas! A seguir disfrutando. Ellos se llenan de envidia: Tenemos tantas cosas buenas que además también tenemos las que ellos fabrican y elaboran. ¡Es insoportable! Se retuercen. ¡No es posible! Nosotros hechos unos pringaos y ellos,  siendo más pobres, son más ricos que nosotros. ¡Intolerable!

 

Ellos y su naturaleza que los ha hecho como los ha hecho: ¡Envidiosos! Esa misma naturaleza que produjo a los bárbaros de antaño y a los nazistas de no hace mucho. De tal tierra, tales frutos. Esto es lo que es y lo que hay. Quizás por ello sea esto de querer ser los dueños del mundo y apoderarse, como sea menester, (Unas veces con guerras mundiales y otras con guerras económicas, como ahora) de aquellos países donde la vida no es tan dura porque su tierra así lo permite. Pero eso tiene que ver con ser Ario de pura cepa.

 

Pero por encima de todo esto hay otra cosa que no nos perdonan, cuál es nuestra bella lengua: El Español. Un idioma fácil, melodioso, rico en palabras y en giros lingüísticos que sólo la ironía y el sarcasmo ibero pueden entender. Una lengua que la hablan más de 500 millones en todo el mundo. Ellos tienen otra cosa a la que también llaman lenguaje. Un lío de consonantes que mal suenan y hacen daño al oído más rudo. ¡Eso tienen para comunicarse! Una lengua pareja a su climatología infernal.

 

Así que primero se han apoderado de eso que llamamos comunidad económica europea para imponer sus reglas y filosofías. Ellos se han apoderado de Europa para conseguir sus decimonónicos anhelos de una Europa germanizada. La del Sacro Imperio Romano Germánico y del Toisón de oro.

 

La pobre España, la cada vez más empobrecida España, gracias a estos germanos envidiosos, se hunde en el día a día. Y lo hace por que en este puñetero País de pandereta y sacristía nunca hubo un puñetero buen dirigente del Estado. La mezquindad, la cutrez y la ordinariez de todos cuantos estadistas han sido y son, es la desgracia de este viejo País. Todos ellos sólo miraron para lo suyo y para lo de sus amigos. Nunca tuvieron, eso sí se lo reconozco a los alemanes, la visión de una Nación, donde todos son, por encima de todos y de todo, alemanes. España desde que perdió su imperio cayó en el sálvese quien pueda político y llenaron de guerras fraticidas y de sangre hermana todas nuestras tierras. Y no hay quién nos despierte de tanta cutrería y mezquindad. Nuestras virtudes apartadas del bien común y sólo nuestros defectos esparcidos, restregados entre nosotros mismos. ¡Sálvese quien pueda! Es el único slogan que le queda a España. Así parece ser por la casta política más absurda que jamás hemos tenido.

 

¡Ay, si yo tuviera el poder del pueblo! Se iban a enterar estos alemanes y sus inversiones fallidas. Se iban a enterar en esa Europa usurpada, en esa Europa secuestrada por los del marco. Por que, quizás no tenga ese poder económico, pero sí tengo otros poderes, como el de abandonarlos a su suerte. Como el de romper con un proyecto que ya no es el que nos contaron: Aquel de la Europa social y de los ciudadanos que se ha quedado sólo en la Europa de los mercados y banqueros. Sólo con esa insinuación, más de uno empezaría a correr y bajaría la prima de riesgo a la hermana generosa que todo lo perdona. Tontos no son. Por que, al fin y al cabo, ¿Qué se nos ha perdido a nosotros en esta Europa germana? ¿Qué nos une ya? ¿Tan ciegos estamos que no vemos qué nos están haciendo y para qué? Se están llevando hasta nuestros hijos mejor preparados. ¿Habrá mayor humillación a un País? Lo permitimos, lo permiten los de la casta.

 

Tenemos 500 millones de hermanos de sangre, de cultura y de costumbre al otro lado del charco. Nos une más a ellos que a estos de arriba los pirineos. Es cuestión de recuperar nuestra verdadera identidad con aquellos países de Texas para abajo. Y éstos sí que nos están dando lecciones de política. Han roto con todos esos organismos –FMI, BM- que lo único que buscan es la esclavitud de los pueblos a través de los bancos y empresas monopolísticas.

 

Hoy hemos conocido que somos ya más de 6 millones doscientos mil parados en España. Mañana, un triste, cutre y mediocre presidente nos seguirá apretando las tuercas y avanzaremos más rápido en nuestra pobreza. Sigue las órdenes dadas por esos desalmados sirvientes de los mercados y de los bancos centroeuropeos. Pero, ¿Qué se puede esperar de tal personaje, si su partido político es la corrupción misma? Ellos sólo buscan su propia salvación.

 

Me duele España, me apena España, me entristece España.

¡Lloro por España!

Es lo único que puedo hacer, no tengo el poder.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Sábado, 27 de abril de 2013 a las 18:04
Lakabala
Según la Kabala, que es la doctrina secreta del judaismo y la masonería, “El Mal y la catástrofe son factores endémicos en el proceso de creación. Sin mal no puede haber bien, sin destrucción, la creación no puede tener lugar” (Kabbalah: An Introduction to Jewish Mysticism, by Byron L. Sherwin, p. 72.)


Los kabalistas creen que el Antiguo Orden Cristiano debe ser destruído antes que el nuevo orden satánico sea instaurado, éste basado en la Kabala.

Por lo tanto tenemos aquí el leif motiv iluminati de “Orden del Caos”. De nuevo, vemos el Manifiesto Comunista que defiende la destrucción de la nación, la religión y la familia para transferir toda la riqueza privada a los banqueros illuministas, disfrazados de Estado.


Los illuminati de hoy salieron de la herejía sabateo-franquista satánica del siglo 17 y 18. Los banqueros y la mitad de los judíos de Europa adoptaron esta pestilencia y la extendieron a las élites de los gentiles por medio de la masonería.

Por lo tanto, los judíos illuminati caracterizan el rol “judío” en términos de destrucción de la civilización.

Por ejemplo, en el libro “Vosotros Los gentiles” (1924) de Maurice Samuel escribe el autor

En todo, somos destructores, incluso en los instrumentos de destrucción a los que acudimos para nuestros sosiego. Nosotros, los Judíos, somos los destructores y seremos los destructores para siempre. Nada de lo que hagáis será motivo de nuestra satisfacción y cubrirá nuestras demandas. Por siempre destruiremos porque queremos el mundo para nosotros” (página 155

En 1928, Marcus Ravage, un biógrafo judío Rothschild escribió un ensayo titulado “El caso real contra los judíos” y decía

Todavía no habéis comenzado a apreciar la profundidad real de nuestra culpa. Somos intrusos. Somos perturbadores. Estamos para subvertir. Hemos tomado vuestro mundo natural, vuestras ideas, vuestro destino, y hemos jugado con él para crear el caos. Hemos estado en el origen no sólo de la última gran guerra sino detrás de prácticamente todas ellas, no sólo de la rusa, sino de cada gran revolución de vuestra historia. Hemos creado discordia y confusión y frustración en vuestra vida personal y pública. Aun lo estamos haciendo. Nadie puede decir por cuanto tiempo aun seguiremos haciéndolo

THE CENTURY MAGAZINE, JANUARY 1928, Vol. 115, No. 3, pp. 346-350.)
La mayor parte de los judíos ( y liberales, gentes de izquierda, en general) son completamente ignorantes a la conspiración kabalista. Han sido engañados y manipulados por intereses espúreos e ideas de “justicia social” e “igualdad”.

La Kabala es satánica porque dice que el mal es parte de Dios: “Dios tiene dos lados que son esencialmente una cosa; lo que experimentamos como Mal es tan Divino como lo que experimentamos como Bien.Así la expresión que gana terreno hoy de “Todo está bien”.

La exégesis kabalista continúa,Muchos textos en la Kabala, incluyendo el Zohar, dicen que el objetivo no es destruir el mal sino devolverlo a su fuente, llevar la derecha con la izquierda, en una metáfora zohárica, “para juntar a destellos separados” en uno Luriánico. En el Hasidismo Chabad, se dice que el mal existe como parte de la revelación divina en sí misma. De hecho, pensar que el mal realmente está separado de Dios, es en sí mismo el Mal y la esencia del Mal, que es precisamente la ilusión de separación.Alejar la idea de una la realidad de un mal separado y aceptando realmente que la sitra achtra (impureza, oculto, el mal) es un lado de la Divinidad, es fácil en el papel y muy difícil en la realidad. Todavía en la medida que sea posible hacer esto, la noción te cambia la vida en realidad. Todo tiene el sabor de la Divinidad.


Los kabalistas también creen en la “redención mediante el pecado” por ejemplo, rechazar deliberadamente la Vieja Ley mediante el mal (adulterio, incesto, pedofilia…). La destrucción de la civilización (es decir, el caos) provocará el regreso del Mesías (anti-cristo) que reconstruirá el mundo de acuerdo con las especificaciones kabalistas, mientras los banqueros illuminati juegan a ser Dios.En la verdadera religión, no obedeces a Dios por medio de hacer el mal.Los kabalistas también creen que Dios es incognoscible y no tiene forma. En contraste, la verdadera religión asume que Dios está presente en el alma humana. Obedecer esta voz (consciencia) es lo que nos hace humanos.Llámalo iluminismo, secularismo, luciferianismo, humanismo o paganismo. Es Kabala.

Estos sicópatas controlan el crédito del gobierno y los medios de comunicación. Por lo tanto, son capaces de controlar a nuestros líderes y de engañar a la sociedad para que abrace su propia destrucción.

Liberals are Unwitting Shills for Communism, Satanism”
Livingstone- The NWO’s Satanic Bible.
http://apocalipsisyactualidad.blogspot.com.es/
Fecha: Sábado, 27 de abril de 2013 a las 09:36
Imenhotep
Ya estamos con la misma letanía de siempre: los otros son los malos y nosotros los buenos.
Nosotros no somos tan buenos ni ellos tan malos. Nosotros hemos demostrado ser unos auténticos chapuzas. Nos hemos querido enriquecer de la noche a la mañana, hemos sido muy amigos del pelotazo, alabamos al defraudador diciéndole "ole tus cojones", nos encanta la economía sumergida y el dinero negro. Estábamos muy conformes con que la empresa nos pagara la nómina cotizando por apenas 800 o 900 euros y cobrando en negro incluso el doble de la nómina (ahora nos quejamos de lo poco que nos queda de desempleo o pensión). ¿Que la banca alemana ha hecho negocio a costa de nuestros inmuebles?, puede ser, pero ¿qué esperábamos, hermanitas de la caridad? ¿Acaso no está actuando nuestro gobierno autofinanciándose con la caja de las pensiones (invirtiendo en bonos del Estado) como lo hizo Ruiz Mateos con sus empresas y por lo que se le expropió y condenó? ¿Acaso no se incentivó el que el extranjero viniera a invertir en más y más urbanizaciones? ¿Acaso la burbuja inmobiliaria española no fue consecuencia de la reforma de una Ley del Suelo que solo sirvió para especular que sumada a la crisis mundial hizo que España se desplomara?
Vamos a dejar de demonizar al extranjero y vamos a fijarnos más en nuestros defectos y a ser mucho más éticos y envidiosos de lo que hemos sido hasta ahora. Hay que condenar al defraudador, no solo al de gran escala sino también al de pequeña escala, que es el que crea la cultura de que todo vale con tal de beneficiarme. Vamos a ser serios y educar a nuestros hijos en valores éticos y morales haciéndoles respetar a los demás. Y, por supuesto, cuando haya que divertirse, divertirse, faltaría más, pero cuando haya que trabajar, cumplir como el que más y dejar de escaquearse, que parece un deporte nacional. En esto incluyo en primer lugar a los ineptos políticos que nos ha tocado en suerte sufrir.
Entonces, solo entonces, cuando logremos tener dicha educación y formación, podremos mirar al extranjero que nos critique y decirle: "váyase usted a la mierda". Mientras tanto, no.
Fecha: Viernes, 26 de abril de 2013 a las 12:58
Y, otra cosa.
Y, otra cosa ¿Dónde coño va a ser imperio un pueblo como el alemán que sus mujeres no se depilan las piernas. Salud y Felicidad. Palmis

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress