Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Domingo, 25 de agosto de 2013

El Che que yo conocí

[Img #5632]No, personalmente, nunca, en momento alguno pude estrecharle las manos y darle las gracias en mi nombre y en el de muchos que lo sentíamos y lo sentimos como algo realmente diferente a cuantos hombres han pisado el planeta.

Todo, con el tiempo lo he ido comprendiendo, está basado en la cultura del individuo; en el saber que hay que saber estar. Y saber estar es ser comedido y equivalente en todo. No porque uno se sepa de memoria la lista o relación de los Reyes Godos, se sabe más historia que aquel que no se la sabe.

Siempre suelo decir que analizando, leyendo entorno a la figura del Che Guevara, he llegado a querer y respetar más a Fidel Castro, dos verdaderos gigantes intelectuales de un proceso que ha llenado de rabia, de envidia, a los que incluso teniendo tras de ellos un inmenso país en lo territorial, y mucho dinero para gastárselo en propaganda, no tienen la proyección mundial que han tenido Che Guevara, Fidel Castro y la isla de Cuba.

[Img #5631]No más de cien kilómetros separan aquel tranquilo y apacible lugar de la risueña ciudad de La Habana, en la que hasta lo viejo, lo derruido, no tiene la sordidez de los escombros, y como ese sucio pegajoso, con sensación de pulgas picando, de los solares y escombreras de los barrios marginales españoles. Dos mecedoras clásicas cubanas habían aparecido como por encanto, y, a semejanza como se forma la rueda para la cueca, en la isla, en Cuba, se formaba la rueda para lo que es un arte nacional en la isla: el platiqueo.

Me resistí a estar sentado, pero socialmente, al ser centro de platiqueo con mi amigo recién conocido, tuve que aceptarlo:

-Si, mi amigo, yo lo conocí. En esa mismica mecedora se sentó una tarde en la que habíamos estado desde bien temprano jalando sacos de cemento. Che venía sin dormir de La Habana. Dijo que iba a estar un ratico y se quedó todo el día trabajando. Y a la noche reunió a los colonos para organizar el trabajo. Todavía está todo funcionando tal y como él lo dispuso. El problema, mi amigo, es que Che no descansaba. Yo lo vi sentarse ahí, en esa mismica balanceadora , cerrar los ojos un par de horas, y seguir la faena como si hubiese dormido ocho horas. Su ritmo de trabajo era algo que no se podía llevar. Era un hombre muy serio, con la seriedad del responsable, siempre pendiente de las necesidades de los demás. Él, con muy poco seguía adelante. Nos conocíamos de acá, del llano, yo no estuve en la sierra, pero siempre contó conmigo para resolver asuntos por acá. Yo se que en toda Cuba tenía amigos como yo para sobre el terreno darle solución a los problemas. Venía en un carro, algunas veces él solo, manejando, sin que nadie lo acompañara. Mientras estaba por acá en una faena, si alguien tenía necesidad del carro, siempre que lo manejara otro, lo dejaba. El problema, mi amigo, es que personalmente, a mi me reventaba a trabajar. Y yo le decía Che, carajo, deja ya de procurar, y vamos a dormir. Sonriendo siempre me respondía lo mismo. Hazlo tú, yo no tengo sueño.

Allí estaba yo, sentado en el mismo balancín donde estuvo Che Guevara. Con un hombre que, después de muerto el Che hacía ya muchos años, lo seguía venerando. Hombres como esos, pensaba yo anoche, sentado en mi balcón, en España no los puede haber. Si alguien viniese ahora a mí a que hablara de los políticos españoles que yo he conocido a lo largo de mi vida, ninguno, absolutamente ninguno, saldría bien parado. Y si la Historia tuviera decencia, ni aún en calidad de estúpidos y mangantes, debería de hacer mención de ellos.

Lo pensaba anoche mismo, mientras evocaba la figura humana de aquel cubano, magro de carnes, fuerte de ánimo, ayudante temporal del Che Guevara, que tenía algo limpio y bonito que contar en su vida. Nosotros solo podemos escupir al paso de los políticos españoles.

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Fecha: Jueves, 29 de agosto de 2013 a las 20:11
Ramon
Yo prefiero el cielo de los cristianos a los ielos de Hitler con más de 5 millones asesinados de judios, gitanos etc, al cielo de los gulag sovieticos y compañía que se cargaron a más de 10 millones de millones de personas ya cielos parecidos. +No me gustar estar con gente que impone su ideología a vase de psitolas, y no pone por encima el valor de la persona humana. Yo no creo en los mitos, bastante mitos tenemos y hemos tenido, en eso creo en lo que Jesús de Nazaret dijo: "Por que tuve hambre y me diste de comer etc, etc" En ese cielo y en esa persona si que creo.
Fecha: Lunes, 26 de agosto de 2013 a las 19:20
pendejo
Que gentuza esta que escribe comentarios falsos sobre el Che Guevara, un hombre humano que renuncio a una vida comoda de ministro cubano para seguir luchando contra la injusticia en la selva. En Bolivia es un símbolo nacional el Che.
El energúmeno ese que escribe mentiras y calumnias contra el demuestra su talante y encima le dejan publicar todos los dias en portada al muy pendejo. En fin que esto, chicos, es un caos.
Fecha: Lunes, 26 de agosto de 2013 a las 00:59
El fascista de VMP
El fascista de VMP que tira la piedra y esconde la mano es el autor de los dos parecidos comentarios insultante uno a la memoria del Che, ese que comenta si que daria el tiro en la nuca si le dieran de nuevo poder.
Fecha: Domingo, 25 de agosto de 2013 a las 17:30
Angelito Guevara
"Fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte" (Discurso ante la ONU, 11/12/1964). Así de claramente se expresaba este ídolo de la izquierda, que firmaba las sentencias de muerte antes de que el juicio tuviera lugar.
Fecha: Domingo, 25 de agosto de 2013 a las 12:38
A lágrimas
Mira que si te has equivocado y en vez de Cuba has estado en Detrit, Chicago, Haiti, Honduras...y todo el largo etcétera del bienestar democrático como dios y EE.UU mandan. Salud y Felicidad. Palmis

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress