Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Carlos Gargallo.
Sábado, 19 de octubre de 2013

Ítaca renacida

En el pequeño cuarto, donde brilla el

vívido fuego del candelabro,

la luz es única

no es para cuerpos tímidos

la voluptuosidad de estas llamas.

 

Resurge siempre, siempre, una brasa, tras otra,

un tumulto concedido y concebido

para amar y ser amado

bajando desde las altas cimas

hasta alcanzar el horizonte

que ruge y renace en el apocalipsis extasiado

de dar a manos llenas

aún no recibiendo casi nada.

 

Tú, fuente de la fuente misma de una Ítaca

                 tan cercana,

                                         tan lejana.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Sábado, 19 de octubre de 2013 a las 20:59
Esperanza
Anda, pués vos escribís de tal manera, que me dejas anonadada por tu sútil sensualidad y encanto. Un abrazo poeta.
Fecha: Sábado, 19 de octubre de 2013 a las 15:01
-
Precioso.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress