Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Sánchez.
Domingo, 3 de noviembre de 2013

Samba pa ti

[Img #6224]Verano del 75, fiesta en el barrio, una orquesta ‘popular’ con tocata amplificado, los colegas y las chicas. Los colegas, cabrones como ellos solos, te pican para sacar a bailar a la muchacha de tus sueños, la más bonita. Y tú, con más granos en la cara que un arroz y conejo murciano, te derrites y tiemblas como un flan a cada paso que te aproxima a ella. El ‘no’ ya lo llevas desde la cizaña de los ‘amigos’, ¡cabrones!, que se descojonan de ti desde la retaguardia. Pero, maravilla de adolescencia, ella dijo: ¡sí! ¡Joderos, pibitos!… Preciosa, frágil, suave, dulce niña canaria de ojos azul de ultramar. Sonaban los primeros acordes de ‘Samba Pa Ti’. Allí descubrí a Santana. Allí la conocí a ella. Torpes pasos sincopados. Más patizambo que un elefante en una fábrica de porcelanas. Más colorao que la revolución rusa. Mi primer baile ‘agarrado’. Me iniciaron sus caderas, su mirada simuladamente esquiva a la mía. Aquellos labios apetecían como tarta acaramelada de la abuela. Sus manos pesaban en mis hombros sin apenas fuerzas para sostenerla. Temblaba abrazado a ella, y explotaba de felicidad por dentro. Sonaban los rápidos acordes finales. Ni una palabra entre nosotros. Solo un fugaz encuentro, un roce cándido de corazones adolescentes. Un beso casi fraternal al final del baile. Ella partió al encuentro de las risitas amigas. Caminaba orgulloso al encuentro de mis colegas, y me volví por un instante hacia su cabello de terciopelo y fuego. Me miró desde una sonrisa y supe que aquella noche comenzaba mi nueva vida. Me pregunto que habrá sido de ella. Jamás volvimos a trenzar nuestro sendero. Jamás coincidimos. He olvidado su nombre, pero jamás olvidaré aquellos ojos infinitos, y en mi memoria seguirá sonando por siempre su Samba, eternamente de ella. ¡Joderos cabrones!, ella dijo: ¡Sí!

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress