Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Mateos.
Miércoles, 4 de diciembre de 2013

José Mateos: El rector Cobacho usa la universidad para hacer amigos poderosos

Cuando siendo becario comencé a criticar la sumisión del rector de la UMU a los intereses del gobierno autonómico, cuyas políticas ejecutaba y defendía públicamente por nefastas que fuesen para la institución, supe que mi carrera como docente se truncaría. Denunciar que el rector Cobacho use la universidad para hacer amigos poderosos y que el consejo de estudiantes haga lo propio con él (aparte de fundirse millones de pesetas en organizar "convivencias de representantes estudiantiles" en hoteles de lujo) es el peor pecado que puede cometerse en nuestra feudal UMU.

 

Y así fui expulsado por el rector y demandado por injurias por Germán Teruel, presidente del CEUM y mano derecha de Cobacho. La Audiencia Provincial y el Tribunal Superior de Justicia de Murcia declararon ilegal la expulsión y desestimaron la demanda por injurias. Pero eso no fue óbice para que siguiese marcado y perseguido, pues algunos creen que la universidad está por encima de la ley. Así se me denegó una plaza de profesor en Derecho Constitucional pese a que objetivamente tenía méritos superiores a los dos candidatos seleccionados (pues la plaza era doble) y la comisión evaluadora dictaminó que, en caso de renuncia por parte de ellos, no correría la lista y la plaza quedaría desierta. En el día de hoy el Juzgado de lo Contencioso Administrativo Nº7 de Murcia me la ha adjudicado.

 

La sentencia me concede todo lo que pido (sueldo del año que no pude trabajar, reconocimiento de la docencia de ese año para mi curriculum y derecho a dar clase desde el día de hoy) aunque tiene aspectos criticables a mi juicio. El juzgador trata separadamente si la cláusula de que la plaza quedaría desierta fue discriminatoria y si las puntuaciones se midieron bien. En cuanto a lo primero, dice que la cláusula es legítima porque, aunque aporté al juicio grabaciones de dos profesores del departamento y del secretario de la comisión evaluadora donde me dicen literalmente que "en el Departamento nadie te puede ver (...) el rector me ha dicho que cómo hemos podido meter a un comunista (...) como estás marcado lo mejor es que no me vean contigo no vaya a ser que me perjudiques" y ellos mismos ratificaron con sus declaraciones en la vista que era "muy problemático" y la gente del Departamento no quería que estuviese allí, el juez entiende que no queda suficientemente acreditado el ánimo discriminatorio de la cláusula.

 

Posteriormente, el juzgador entra a valorar las puntuaciones y ahí sí que es absolutamente claro: se inflaron las de los dos candidatos del mismo modo que se infravaloraron las mías, hasta el punto de que méritos míos directamente relacionados con el Derecho Constitucional no se estiman y méritos de los otros que no tenían ninguna relación con el área se les valoran al máximo. Y así el juez me adjudica la plaza, dado que mi puntuación final supera a la del candidato Angel Luis Sánchez Marín.

Dado el obsceno y descarado tratamiento de las puntuaciones (mientras a unos se les inflan a mí se me minoran arbitrariamente), declarado en sede judicial, considero evidente el ánimo discriminatorio de la comisión, que pretendía excluirme por mis enfrentamientos con las autoridades académicas. Lo que el rector no consiguió con la expulsión ilegal, pretendía lograrse, a mi juicio, con esta cacicada. Por suerte, la Justicia la ha desactivado y podré tener el honor de impartir clases sobre lo que he estudiado y trabajado a los alumnos de la Facultad de Derecho, intentando que interioricen el valor de los Derechos Humanos para que ninguno se convierta en el modelo de sátrapa que hoy pudre tantos ámbitos de la Administración.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Lunes, 9 de diciembre de 2013 a las 12:43
Gonzalo
Enhorabuena, José Mateos. Me alegro mucho de que hayas obtenido la plaza de profesor que te mereces, pese a la mafia de la "Escuela de Mandarines" que sigue siendo la universidad de Murcia, como la definió Miguel Espinosa. Ojalá entren a la UMU más profesores como tú, que no acepten clientelismos ni nepotismos. Me has alegrado mi día de emigrante murciano en Francia. Un saludo y ánimo.
Fecha: Miércoles, 4 de diciembre de 2013 a las 19:37
A POR ELLOS
Mateos, ahí, con la valentía de los toros y los leones, que ellos serán muchos y muy poderosos, pero no llevan razón...
Fecha: Miércoles, 4 de diciembre de 2013 a las 18:57
¡Que pena!
Que pena me da leer este artículo de este brillante estudiante y ahora nuevo profesor del derecho.
Cuando leo, que el Gorbachov y los satelítes lo tienen todo copado y no permiten que entre un poco de aire fresco en lo que debe ser el epicentro de alugnos de los valores más encomiables del hombre, la sabidur, el conocimiento.
Estos valores deben de estar siempre al servicio de la sociedad y deben ser democráticos., y sirviendo los intereses generales.
Pero es dificil que éstos valores sirvan los intereses democráticos cuando hay algunos que los tienen secuestrados, y sirviendo solamente los intereses de los partidos y delos amigos.
Creo que personas como este hombre, serán muy necesarias cuando la sociedad determine acabar con las prebendas y los lacayos de los poderes fácticos.

Necesitamos que haya más ciudadanos críticos y menos súbditos con orejeras.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress