Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Peter Magnus.
Domingo, 8 de diciembre de 2013

Escuelas de verano en Fuengirola, o adiestrando niños para el fascismo

[Img #6793]Esta semana pasada recibí un email de un papá que vive en Fuengirola (Málaga) en el que me alertaba de un caso, algo “insólito” según sus palabras, de que se pueden estar usando las escuelas de verano en los ayuntamientos del PP para adiestrar y disponer a los niños al militarismo y al fascismo. Voy a trascribir el email, de cuyo contenido solo he corregido las faltas de ortografía que este hombre ha cometido al escribirlo, pero salvo este detalle el contenido es tal y como lo he recibido, ustedes lo leen y luego saquen su propia conclusión, pero yo les pido que no crean que son inocentes  estas actividades en las que participan chicos de cuatro a doce años más o menos.

“Estimado Peter:

Mi nombre es Felipe, y me tomado la libertad de escribirle a usted, porque le leo, y me gustan sus artículos, y porque he pensado que a lo mejor le interesa lo que quiero decirle, y escribir algo de esto que le voy a contar.

Mire, el viernes pasado acudí a la fiesta de final de la escuela de verano en la que he tenido a mi hijo durante un mes. Nunca pensé que vería lo que vi. No había sospechado nada durante todo el mes porque, bueno, allí los niños hacían diferentes actividades deportivas: pádel, natación, fútbol, excursiones y esas cosas normales para que los niños se la pasen bien y así los padres podemos trabajar durante el verano, ya me entiende, bueno, no me sé expresar como lo hace usted, ya quisiera, pero vamos a lo que vamos, le decía que el viernes pasado estuve en la fiesta de fin de la escuela de verano que se organizaba en un recinto deportivo llamado Elola, usted sabrá seguro porqué se llama así este centro de deporte, porque yo no lo sé, y aquí lo llamamos “er lola” y ya está. Me habían dicho que a las doce de la mañana comenzaba la fiesta y que las mamás y papás podían llevar comida y bebidas como zumos y refrescos y esas cosas para que los chicos comieran y bebieran, bueno y para los padres también, yo no llevé nada pero mi ex mujer llevó tortilla de patatas con aceitunas, bueno, el caso es que todos llevaron algo y así pudimos comer tanto los niños como los padres después de que los chicos llevaran a cabo una especie de danzas, que a mí me parecieron algo violentas, ya que era como un enfrentamiento entre dos grupos; pero le explico con detalle cómo fueron estos “bailes”. En un campo de deporte interior, los padres estábamos en las gradas y los chicos y monitores abajo en el campo, bueno, se formaron tres grupos de chicos, el de los más mayores se colocó a la izquierda del campo según nosotros mirábamos, el otro grupo de niños medianos se puso a la derecha en el campo, como si fueran dos equipos que va a jugar un partido de fútbol, pero los niños aquí estaban alineados en una fila mirando a los que estaban frente a ellos, luego el grupo de niños más pequeños se colocó en el centro de estos dos grupos pero fuera de la línea, también alineados en fila. Hasta ahí nada que pueda llamar la atención. Había música de fondo, una música que a mí me pareció a esa música que ponen en las películas cuando dos ejércitos enemigos van a entrar en batalla, pues eso era más o menos.

En el grupo de niños mayores había uno de ellos que llevaba una gorra de esas de visera plana, y este estaba en el centro de la fila que habían formado, a la señal del monitor este niño sale de la fila y se dirige hacia el centro del campo haciendo gestos de provocación hacia los que estaban en la parte derecha según estábamos sentados los padres, los gestos de provocación iban acompasados con el ritmo de la música, y el chico se detuvo en el mismo centro del campo desde donde increpaba y provocaba, con sus gestos y su “baile”, a los del grupo de niños mediano. Cuando terminó su actuación, uno del otro grupo, también con gorra del mismo tipo salió hacia el centro e hizo otro tipo de gestos pero todos con fondo provocador. Y luego retrocedió hacia su lugar en su fila. Y entonces el grupo de la izquierda avanza hacia el centro con paso marcial como si fuera a pelear con el otro grupo, así lo hizo el otro grupo y a ritmo de música y con gestos violentos entablaron un enfrentamiento no físico pero sí mental. Al terminar esta danza que a mí no me pareció nada inocente, tanto el grupo de la izquierda como el de la derecha fueron hacia el centro del campo donde todos los niños se tumbaron dejando un pasillo ancho por el que comenzó a desfilar el grupo de los más pequeños que se había mantenido sin hacer nada hasta ese momento. Aquí la música cambió y con fusión de ritmos modernos se podía oír una marcha militar y una voz que cantaba e invitaba a los niños del grupo a marchar al frente con frases como: “adelante compañía”, “saluden compañía”…  los niños saludaban al oírlo de modo militar llevándose la mano a la frente como lo hacen los soldados, mientras los niños militarmente formados caminaban marcando el paso como lo hace una compañía de soldados. Aquello era como el desfile de la victoria. Me quedé asombrado, no podía creer lo que acababa de ver, pero nadie, al parecer vio algo anormal en esta cosa. Evité comentar nada a ningún padre no fuera ser que me tomaran por un loco conspiranóico. Y eso fue todo en esa fiesta, bueno también nos pusieron un vídeo de todo lo que habían hecho durante el verano, y nada más, me fui de allí algo preocupado por lo que había visto, y a día de hoy se lo he comentado a un par de personas y me han mirado como si fuera un bicho raro. Y entonces al leer su último artículo me dije, escribe a este hombre y cuenta eso. Bueno, le dejo y espero no haberle molestado con mis cosas, ya sabe, uno no sabe a quién contar cosas de este tipo.

Sin más le envío saludos.

Felipe Álvarez

En Fuengirola a 31 de agosto de 2013

Señor Felipe, no me cabe duda que tras todo lo que me ha contado está la maniobra de la derecha para militarizar desde las bases, le voy a decir por qué ese centro de deportes lleva ese nombre, y quizás esto le ayude a comprender lo que ha visto y a ver en qué tipo de ciudad vive, y no se alarme y piense en cambiar de aires porque el fascismo en esa ciudad de la que me escribe, y esto me consta por investigaciones que he realizado sobre el fascismo en España, está muy arraigado, de hecho allí tiene base uno de los dirigentes pro nazis más importante de Europa y está muy cercano a la cúpula de poder de esa ciudad. Bueno, acabo con lo del nombre “ELOLA”, amigo Felipe, este está puesto a este centro en homenaje a un político de Franco, llamado José Antonio Elola-Olaso aquí puede saber algo más de él: http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Antonio_Elola-Olaso

Cuídese amigo porque corren malos tiempos, y cubra sus espaldas, y sobre todo saque a su hijo de ese nido de fascismo lo antes posible, porque mañana puede ser tarde.

Reciba un cordial saludo.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress