Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Israel Aldana.
Miércoles, 8 de octubre de 2014

Retrovisor Nostálgico: Ally Mcbeal

[Img #9263]Ally McBeal llegó a las pantallas en 1997, creada por David E. Kelley y protagonizada por Calista Flockhart, en el papel de Ally, una abogada feminista y un poco loca, que trabaja en el bufete de abogados Cage & Fish. Allí, se reencuentra con Billy su primer gran amor, pero que ahora está casado con la encantadora Georgia.

A través de las relaciones con sus compañeros y sus casos judiciales, iremos conociendo poco a poco la vida de todos ellos, y en especial, la de Ally.

 

Courtney Thorne-Smith, Greg German, Lisa Nicole Carson, Jane Krakowski, Peter MacNicol, Gil Bellows, Portia Da Rossi y Lucy Liu, formaron parte del reparto de esta serie, algunos de los cuales supuso su plataforma para alcanzar el estrellato.

 

La serie recibió casi tantos premios como críticas: la extrema delgadez de su protagonista, los estereotipos y el machismo de algunos personajes y situaciones, las más que cuestionables argucias legales para ganar los casos...

 

Es verdad, pero también es cierto que esa extraña mezcla de personajes extravagantes y la cruda realidad, el contraste entre sus solitarias vidas y el querer mantener la apariencia, en definitiva, la tragicomedia que es la vida, quedaba reflejado en el bufete de abogados Cage & Fish.

 

Esos abogados tenían el lado material de la vida cubierto: dinero, posición social... Y sin embargo, querían más. Ally buscaba la felicidad, pero la felicidad de verdad, la que ansiamos todos.

 

La música fue además muy importante y esencial para la serie. Se lanzó a la fama a nivel mundial a la cantante Vonda Shepard, que hacia versiones de grandes éxitos de los 70 y 80 junto a otros temas propios; convirtiéndose en la voz interior de los personajes, a la hora de expresar sus sentimientos a través de sus canciones.

 

Se consiguió dotar a la serie, con un toque de humor excéntrico y alocado que, hasta ese momento, no estábamos acostumbrados a relacionar con series de temática de abogacía y leyes, y dando la misma importancia en el desarrollo de las tramas tanto al contenido legal, como a la vida privada y emocional de los personajes.

 

Fue para muchos el inicio del disfrute de series, que trataban de temas serios de forma desenfada y en algunos casos descabellada.

 

Nuestra protagonista Ally Mcbeal es independiente, neurótica, con tendencia a enamorarse y sufrir alucinaciones. Pero a la vez, es una mujer honesta, divertida y salvaje, que encuentra un punto de fuga en el propio trabajo: un lugar en el que además de ganarse la vida, encuentra descanso en compañeros y amigos, que hacen que la vida sea más llevadera; incluso que la vida laboral sea una fiesta.

 

También ayuda que el resto de sus compañeros sean igual de espontáneos y algunos si cabe, más excéntricos que ella.

Una serie divertida, aunque también bastante frívola y ligera, todo hay que decirlo; con personajes cómicos aunque de poca profundidad. Siendo una serie de temática judicial, algunos de los casos daban pie a la reflexión más profunda, mientras que muchos otros se quedaban en la simple parodia.

 

Tras dos primeras temporadas brillantes, a partir de la mitad de la tercera se produjeron cambios llamativos en la serie, al incluir algo más de dramatismo y la desaparición de alguno de sus personajes protagonistas.

 

Estrellas invitadas de nivel como Elthon John, Barry White, Mariah Carey, Matthew Perry, Tina Turner, Bruce Willis, Christina Ricci, Sting o John Bon Jovi, siempre suponían un motivo y una estrategia para mantener y atraer a la audiencia, pero no sería motivo suficiente para lograr salvar la serie.

 

El exceso de humor surrealista y excentricidad del que hizo gala, y que fue su seña de identidad y motivo de su éxito, terminó siendo su perdición; resultando a la larga repetitivo y desbordando al espectador.

 

Eso, unido al abandono de varios de sus personajes principales, siendo sustituidos por otros, no terminó de ayudar a la serie, que finalizaría tras su quinta temporada, en 2002, tras 112 episodios.

 

Una de las comedias más originales de la historia de la ficción televisiva, distinta a todas, sin duda; y de las más recordadas de los años 90.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 8 de octubre de 2014 a las 12:54
María
Mi serie de cabecera. Para bien o para mal, influyó muchísimo en mí y, d ehecho, sigue haciéndolo.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress