Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
enviado por Fulgencio Fernandez Lopez
31 de diciembre de 2015
En busca del sillón
Siempre he criticado de la manera que algunos políticos (presuntamente) se quedan pegados al sillón, olvidando todas sus promesas de bienestar, luchar por España y los españoles, entre otros incumplimientos, pues evidentemente y con el paso de los años el poder también gasta, y es cuando suelen surgir o desarrollarse los posibles roedores amantes de lo que no es suyo y otra serie de nefastas actuaciones al sentirse endiosados mandando, como casi todo humano.

Pero si lo anterior es malo, bastante peor es los que se suelen agarrar al sillón sin tenerlo, y sin reparar en costo alguno, pues al final no sale ni de su bolsillo ni persona, al menos si consigue lo que pretende.

Ahora es a lo que estamos asistiendo; el partido de la oposición (perdón algunos de sus líderes) se empeñan coger el sillón sea como sea y cueste lo que cueste, sin importarle nada el espectáculo que están dando a sus mismos votantes y en general a todos los españoles; creando una incertidumbre que nunca es buena, pero bastante menos en la presente situación en que vivimos.

No es posible que estén tan ciegos como para decidir por una aventura de asociación con un partido emergente, sin experiencia de ningún tipo, con una política y programa bastante diferente por la que sus votantes les eligieron, y simplemente con esto ya podrían pagar un elevado precio, pues las personas no se suelen callar ni mucho menos olvidan y estas no son las últimas elecciones, regionales, nacionales ni europeas.

Consideren bien y recapaciten los pros y los contras, pues es preferible negociar y obtener alguna ventaja de su posición como primera oposición a perderlo todo en el curso de un poco tiempo, Entonces no solamente les supondría dejar de cumplir su promesa de servir a España y los españoles, sino de sentirse responsable por haber traicionado y ocasionado el malestar u otros daños mayores dentro de su propio partido y fieles votantes o simpatizantes.-

Fulgencio Fernández López
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress